Ultimas noticias

13 agosto 2011

Autos chinos ¿una opción?

La expansión de la industria automovilística china va creciendo en todo el continente.

El comprar un automóvil nuevo pasa por muchas consideraciones, pero la que más pesa es el precio y el lugar de fabricación.
Los autos chinos desembarcaron en Latinoamérica a mediados de la década anterior con precios muy tentadores que no llegan a los 10.000 dólares en modelos como las vagonetas familiares.
Los primeros mercados de la industria china en el continente fueron Chile, Perú y Uruguay, donde empresas como First Automobile Works Group (FAW), Great Wall (GW) y JAC Motors (Jianghuai Automobile Co.) establecieron sus bases.
La seguridad. El punto en contra de estos automóviles fueron sus niveles de seguridad. Muchos modelos fueron rechazos por la Unión Europea al no cumplir con las normas mínimas.
En 2010, las factorías chinas decidieron adoptar las normas de seguridad europeas.
El mercado de la región sigue siendo atractivo, pero en Bolivia representa un punto negro por la masiva venta de autos usados, lo que impide su mayor expansión, pese a los precios bajos y la garantía que ofrece un vehículo nuevo.

18,3 millones de automóviles produjo China en 2010. Un 10 por ciento fue hecho para exportación.

La venta a plazos es uno de los factores que ayuda a la expansión de los Vehículos. En mercados como México o Chile, las empresas chinas se aliaron con grupos económicos o instituciones financieras para vender sus productos a sectores más amplios, facilitando su adquisición con cuotas semanales no mayores a los 20 dólares.



El Gobierno chino decidió levantar los incentivos a su industria automotriz para la venta de vehículos en su país. Ahora están en igualdad de condiciones con las otras marcas.

32 por ciento, es el crecimiento de la producción anual de la industria automotriz china. Para la gestión 2011, esperan que se incremente en un cinco por ciento, pese a la actual crisis económica.

1,3 millones de unidades produce la industria automovilística china al mes, del monto, su mercado interno consume un 90 por ciento y el resto lo exporta a países en desarrollo como Bolivia.