15 febrero 2011

Sólo 4 autoescuelas tienen el aval de Tránsito para operar

Oferta: Son Indianápolis, Master, CETA y el Automóvil Club. Las demás no tienen una currícula aprobada y sus alumnos deben volver a pasar clases en Tránsito u otro instituto.

En la ciudad de La Paz hay sólo cuatro escuelas de conducción que cuentan con el aval del Organismo Operativo de Tránsito para operar.

El comandante de esta unidad “verde olivo”, coronel Jhonny Troncoso, informó a La Prensa que la Academia de Automovilismo Indianápolis, las autoescuelas Master y CETA y la escuela de convenio latinoamericano Automóvil Club son las que cumplen con todas las normativas para enseñar a conducir.

“Eso significa que tienen una currícula aprobada, los ambientes apropiados y la aprobación de Tránsito para que puedan emitir clases teóricas y prácticas. El examen teórico lo hacen ellas y el práctico lo hacemos nosotros en el autódromo de la zona de Alto Irpavi”, expresó.

De acuerdo con Troncoso, varias escuelas, aunque no detalló cuántas, presentaron su solicitud para ser aprobadas, “pero las comisiones calificadoras de Tránsito hicieron observaciones que hasta ahora no pueden subsanar”.

Comentó que dichas autoescuelas tienen observaciones como que “no cuentan con los espacios para dictar clases teóricas, sitios para mostrar el funcionamiento del vehículo, no tienen simuladores (de automóviles), no cuentan con vehículos de doble mando o no dictan clases de primeros auxilios, entre requisitos exigidos por Tránsito”.

Por ello, argumentó el Comandante de esta unidad, esas escuelas que enseñan conducción “no existen, porque no son reconocidas legalmente según establece la Ley 3988, Código de Tránsito”.

Aseguró que, por esta razón, las personas que acuden a aprender a esos institutos deben volver a pasar esos cursos en Tránsito o en otra autoescuela.

El Comandante de Tránsito destacó también que las escuelas que gozan de ese beneficio “tienen el derecho a proponer a sus postulantes a la obtención de licencia de conducir sin mucho trámite; nosotros les extendemos licencia”.

Explicó que las autoescuelas reconocidas envían a su dependencia policial una nómina con sus estudiantes inscritos y, tras recibirla, un policía acude a inspeccionarlas para que los alumnos cursen las clases; “y el día del examen, el instituto da fe de los que aprobaron el curso. Después, las autoridades de la unidad son las encargadas de evaluarlos”.

En un recorrido que hizo este medio por la ciudad, se verificó que sólo en la calle Sucre hay cuatro autoescuelas (Génova, La Paz, Venecia e Indianápolis) que ofrecen cursos de conducción desde 600 hasta 950 bolivianos.

En la Academia de Automovilismo Indianápolis, el curso a nivel profesional, que es con el que una persona puede conseguir la licencia de conducir de la categoría A a la C, tiene el costo de 950 bolivianos. Los clientes reciben las enseñanzas en cuatro tipos de vehículos.

Las clases son prácticas y duran una hora cada día, por una semana; éstas comprenden los cursos de mecánica por el lapso de una semana, de teoría, otra, y de primeros auxilios por cinco horas.

En cambio los cursos para la categoría particular se cotizan en 650 bolivianos y solamente les brindan clases teóricas, mecánica y primeros auxilios.

En la autoescuela La Paz, que no tiene aval de Tránsito, el curso vale 760 bolivianos. Tiene la promoción de la inscripción de dos personas por el precio de una. Allí explicaron que imparten clases de señalización, circulación y mecánica.

Enseñan a conducir varios vehículos

En las escuelas de conducción que fueron visitadas por este medio, los encargados de marketing ofrecen a los postulantes aprender a conducir varios tipos de vehículos: micro, minibús, vehículo particular y privado, ya sea con caja automática y/o manual.

En la autoescuela Venecia se enseña a conducir cuatro tipos de vehículos de diferentes marcas, además explican que si el postulante quiere cancelar en dos cuotas, el monto disminuye de 600 a 550 bolivianos. “Las clases son personalizadas”, informaron.

En la autoescuela La Paz, uno puede aprender a manejar minibuses, automóviles y vagonetas. Ahí también las clases prácticas se realizan de forma individual. Asimismo, en esta autoescuela informaron que luego de pasar el curso de conducción, que tiene el costo de 760 bolivianos, el estudiante puede pagar 800 bolivianos más y acceder a una licencia de conducir “sin mayor trámite” en el Organismo Operativo de Tránsito.

Sin embargo, el comandante de esta dependencia policial, Coronel Jhonny Troncoso, negó tal oferta: “Eso hay que comprobar”, puntualizó.

Por su parte, la autoescuela Indianápolis enseña a sus estudiantes a conducir buses, minibuses, vehículos particulares y automóviles.


Verónica Zapana Salazar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada